EN EL SUELO 7 VECES, EN PIE 8

NANA KOROBI YA OKI

2014 fue una año difícil para la Escuela. Después de cerrar nuestro propio Dojo tuvimos que buscar otro sitio donde practicar para no suspender las clases. De forma temporal volvimos a la que ya había sido nuestra casa años antes, Aquarea Fitness. De forma temporal porque en aquella época comenzaba la era de los gimnasios Low Cost, y Aquarea estaba en proceso de cierre. Por lo menos eso nos daba algo de tiempo para encontrar una solución definitiva.

 

La situación se volvió un poco complicada. Por un lado, el grupo había perdido muchos estudiantes después del cierre de Mizu Dojo, por otro, solo podríamos mantener las clases en Aquarea durante unos meses. Encontramos sitio para practicar en un Dojo de Judo, Judo Suchil, junto con el Maestro José Miguel Urrea, 7ºDAN de Judo. Pero el horario no era muy bueno y estaba muy lejos de donde siempre habíamos estado. No era una opción muy viable para la mayoría de Aikidokas de la Escuela. Cada vez el Dojo tenía menos estudiantes y cada vez teníamos menos tiempo. 

 

Pasado el verano de ese año encontramos una oportunidad. La suerte siempre cae del lado de los que perseveran. Un gimnasio pequeñito, en no muy buenas condiciones, pero muy cerca de nuestro anterior Dojo, se quedó sin uno de sus grupos y nos ofreció un pequeño hueco. El horario no era el mejor, pero no podíamos pedir más.

 

Aquel pequeño gimnasio, Bravo Murillo Fitness, pese a que había cambiado de dueños muchas veces, fue años atrás uno de los pioneros en las Artes Marciales en España. Así que, aunque las apariencias no eran las mejores, las vibraciones eran buenas.

En Noviembre de 2014 estrenamos nueva casa. Aunque habíamos encontrado esta oportunidad, tanto tiempo de incertidumbre había pasado factura. En ese primer mes no llegamos a 9 estudiantes.

 

Pero Mizu nunca se rinde. Empezamos a trabajar duro otra vez. Empezamos a crecer de nuevo. A principios de 2015 éramos más del doble, y seguíamos empujando y seguíamos creciendo.

 

Durante la primer a parte de 2015 cerramos las clases en el Dojo de Judo Suchil. A pesar de ser un privilegio practicar allí, el horario y la lejanía hizo que que no funcionase ese grupo.

 

En 2015 las perspectivas volvían a parecer buenas por fin. Un año después, contra todo pronóstico, Mizu estaba más fuerte que antes. En Mayo de ese año, Sensei Francisco Heredia, quien se había incorporado a Makoto Aikido Kyokai unos años atrás, con su Dojo en Almuñecar, Granada, pasaba un mal momento. Las cosas no habían ido bien tampoco para su Escuela. Así que, habiendo sacado a flote nuestra Escuela, lo siguiente que hicimos fue organizar un seminario con Sensei Francisco, para ver si le podíamos empujar un poco. A finales de Mayo, casi toda la Escuela viajó a Almuñecar.

Fue un fin de semana muy bonito, pero la Escuela de Francisco no tuvo tanta suerte y no logró superar ese año.

 

Como Mizu volvía a estar arriba, empezamos a pensar en volver a traer a Reynosa Shihan. Ese año los compañeros de MAK en Alemania también estaban tratando de organizar un Seminario con Shihan. Como el último seminario europeo había sido en Madrid y Mizu, aunque ya a pleno rendimiento, estaba recién reorganizada, decidimos que lo más sensato sería organizar el seminario MAK en Alemania. En noviembre de 2015 viajamos a Alemania para ver de nuevo a Reynosa Shihan. 

 

2015 fue un año de recuperación para Mizu, pero complicado para nuestra nueva casa. El gimnasio cambió de dueños y su futuro no estaba claro. Durante los siguientes años la viabilidad del gimnasio se volvió incierta. Pero en Mizu ya habíamos aprendido mucho de nuestros errores, así que nos implicamos decisivamente en la supervivencia del proyecto. El Aikido pasó en poco tiempo, de ser una actividad residual con la que no contaba nadie, a ser el motor principal de la salvación del centro. ¡Otra victoria!

 

En 2016 no solo habíamos recuperado la Escuela, sino que estábamos más fuertes que nunca. El gimnasio donde dábamos clase, no solo se había salvado sino que empezaba un proceso de reinvención para convertirse en Centro de Artes Marciales. Pero aún quedaba una batalla por librar.

 

Desde que entramos en MAK en 2012 éramos un Dojo de pleno derecho. Pero había un escalón más que subir. Pertenecer a la Asociación es un trámite que todo el mundo puede hacer. Pero no todo el mundo puede decir que es estudiante directo de Reynosa Shihan. Para eso había que pasar una prueba. Posiblemente una de las pruebas más duras en el mundo.

 

Para Reynosa Shihan Aikido es Bushido, el camino del samurai. Es un camino profundo, de armonía y unión. Pero también es un camino que nos prepara para ser capaces de enfrentar cualquier situación, puede ser lo que un día marque la diferencia entre la vida y la muerte. Sensei Carlos se enfrentaba a un reto difícil de describir con palabras.

 

En verano de 2016 Larry Reynosa Shihan volvió a Madrid. Pero esta vez no solo fue para impartir un seminario. 

 

Después de tres días completos de seminario, en los que Sensei Carlos fue uke principal y asistente de Reynosa Shihan, llegó el momento de la prueba. Durante más de dos horas y media, sin ningún descanso, Sensei Carlos tuvo que superar todos los ataques posibles. Cuando un uke no atacaba con toda la intensidad posible, era sustituido por otro. Aquello parecía interminable y la tensión crecía.

Era verano y la deshidratación hizo que Sensei Carlos llegase casi al punto de perder el conocimiento. Aunque no se tenía en pie, Reynosa Shihan no le permitió tomar un descanso o detener el examen, si se retiraba suspendería. La situación llegó a un punto en el que todo parecía el final. Pero, una vez más, como dice el proverbio japonés; en el suelo 7 veces, en pie 8. Habiendo sobrepasado sobradamente el límite de sus fuerzas, sin descanso, Sensei Carlos se volvió a levantar y terminó la prueba de forma sobresaliente.

 

Puede parecer una forma demasiado exagerada de contar esta historia, pero todos los que estábamos allí sabemos que ni siquiera se acerca a describir la dureza de aquel momento.

 

Fue un hito importantísimo para la vida de la Escuela, no por el hecho de pasar una prueba o subir al escalón alto dentro de Makoto, sino por el aprendizaje que surgió de aquel momento. Cada persona no se convierte en fuerte por lo que es capaz de hacer. La fuerza es volver a ponerse en pie una vez más. La fuerza es algo mental y reside en la capacidad que tenemos de creer en nosotros mismos, no importa lo que nos diga el problema que tenemos enfrente.

2014

Pulsa sobre la foto

2014_04_24_Exam_Joaqu%C3%83%C2%ADn_y_Jav

2015

Pulsa sobre la foto

2015_05_29_Almu%C3%83%C2%B1ecar_013_edit

2016

Pulsa sobre la foto

2016%2006%20Sem%20Shihan%20Reynosa%20025
  • Twitter - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro
  • YouTube - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo

Dónde nos encontrarás
Calle Teruel, 11. Galería Comercial.

Madrid 28020

(Entrada también por Bravo Murillo 160, calle particular )

Si desea ejercer sus derechos, por favor escriba un e-mail a:

If you wish to exercise your rights, please write an email to:

escuelamizuaikido@gmail.com

© 2015 ESCUELA MIZU AIKIDO